El “empujón” que los influencers le dan a las marcas

Un influencer, también conocido como embajador de marca, es una persona pública que está activa en las redes sociales casi todo el tiempo y por tanto sabe cómo hablarle a su audiencia. La forma de expresarse con su público es relajada y real, por lo que han ganado reputación y confianza sobre lo que dicen, usan o recomiendan.

Las opiniones de un amigo, de un familiar o de un influencer son de gran
importancia pues con esto se ayuda al potencial cliente a decidirse al momento de hacer la compra. Si se escucha hablar mal de algo, la persona va a evitar a toda costa tratar con esa marca. Por el contrario, si la persona escucha muy buenas referencias, saldrá corriendo a adquirir el producto.
Se debe tener en cuenta que no todos los embajadores de marca son aptos para recomendar ciertas marcas. Primero es imperativo identificar a aquellos cuyos valores y objetivos se asemejen a los de la empresa para después poder contactarlos.

Al momento de contactarlos se les debe hacer sentir especiales, contándoles lo que la marca les puede aportar y lo que ellos aportarán a la marca. No trates de presionarlos dándole una lista de pasos a seguir, pues el encanto de los influencers es que al hacer lo que ellos hacen naturalmente crean confianza entre sus seguidores.

Pero ¿en qué situaciones considerar laborar con ellos? Contratarlos puede tener varios objetivos; depende de ti hacerlo bien. Si se quiere promocionar un evento, es buena idea anunciar que estará de invitado y así atraer gente. También se pueden contratar para hablar de una marca, producto o servicio al que quieras darle una imagen renovada y fresca.
Según MarvelCrowd, una startup española, señala que el 74% de las empresas considera elemental el involucrar influencers en los lanzamientos de productos.

Sin duda, los embajadores de marca ayudan a las empresas a conseguir clientes fieles, pues la gente que sigue a su ídolo se siente confiado con el producto al ver que es recomendado por el famoso.